Al elaborar mis piezas me gusta evocar, desde el principio, el lazo creado entre mi primer momento de inspiración, el diseño, los bocetos, hasta el momento esencial en que la joya formará parte de la imagen, del carácter y la creatividad de la persona que la adquiera.

En la luminosidad de la joya creada, y en la admiración al contemplarla, se encuentran la artesana y la mujer que se embellece. El resplandor último, la forma singular, la firma que otorga el verdadero valor a la joya, se dan en ese encuentro.

En la elegancia de estas joyas se puede adivinar su delicada elaboración, en la que empleo las técnicas tradicionales de la joyería, que hacen posible la creación de estas piezas en plata de primera ley, engarzadas algunas con gemas naturales.

Esta labor, así como las bellas manifestaciones de la naturaleza, serán mis principales motivos de inspiración.

Considero al paisaje natural como una fuente de belleza y de ideas. Deseo mostrarlo en las joyas con una apariencia de paisaje soñado, y que parezca mostrar aún breves y sinceros movimientos, un acercarse y alejarse de astros, una suave formación de una ola tras otra, reflejos que centellean en el agua, agua que se reúne con la tierra.

Al observar estas piezas, puedo evocar una metamorfosis continua, inspirada en la armonía y versatilidad de los paisajes, pero también en la voluntad y los movimientos humanos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies